search
top

“se dice que todo vale”

Tiempo de carnaval, disfraces, escondites tras máscaras, momento para salir a la calle bajo un sello identificativo quizás para y con uno mismo. O todo lo contrario, como su origen mismo, para poder taparse al cara y hacer justicia entre unos y otros…

Sin duda es el paso a la cuaresma, tras su día de luto y llanto bajo la batuta de la música y el disfrute igualmente, luego de cansados días de constante fiesta, llegado el “miércoles de ceniza”, será ahí cuando el calendario marque el camino de 40 días hasta llegar a la fecha dicha, la cita para el siguiente alto, la citada cuaresma.

Dicen de él: que en la noche de carnaval, todo vale!

Indistintamente de la meteorología, parece que no existiese el frío o el calor, da igual si llueve, nieva o hace sol… En horas de carnaval, lo importante es compartir, salir a celebrar que el año ha empezado y hay que queriendo o no, salir por las calles a celebrar los días vividos y por vivir. Tiempo para dejar volar a nuestros niños interiores y dejarlos nuevamente a flor de piel con la esperanza de que sigan estando con nosotros a lo largo de los 365 días que restan.

Cuando algo de este gran calibre se lleva dentro. Es complejo tener que renunciar a este hervir de la sangre que grita por salir a ritmo de charanga y gozar del instante.

Tenemos lugares próximos

para disfrutar cada día de “entroido”

 

Domingo 3 “CORREDOIRO”

Dejar un comentario

top